Por qué decidí viajar sola a Tailandia y por qué tú deberías hacerlo

by Martes, Enero 5, 2016

Hace unos meses me lancé a vivir la aventura de viajar en solitario, aterricé en Tailandia con una mochila y nada más. Llegué a Bangkok y allí estaba: sola, en la otra punta del mundo, sin nada planificado y dispuesta a vivir una experiencia inolvidable. Y lo fue, tanto que descubrí que…

El significado de la vida era…simplemente vivirla.

 

IMG_8376

Pero antes de volar no lo tuve nada fácil pues desde el día que compré mi vuelo hasta el día que me subí al avión tuve que poner respuesta a la incansable pregunta ¿Por qué viajas sola?. Me sentía incomprendida, tenía ante mí una sociedad que no sólo no lograba entender mi entusiasmo y me llenaba de temores sino que consiguió ponerme en duda a mí misma… –Te van a secuestrar, te van a violar, estas loca. Bueno, quizá un poco loca si estaba, pero…

¿Dónde están los cuerdos felices?

IMG_8377

El significado de la vida es simplemente estar vivo, es tan obvio y tan simple… y todavía nos complicamos la vida en un pánico como si fuera necesario adquirir algo que nos pertenezca.

-Viajo sola porque si esperas a los demás entonces no harás nunca nada en la vida. Coordinar tus intereses, disponibilidad y preferencias junto a los de otra persona no sólo es complicado sino casi imposible. No quiero esperar a nadie y además, no sé con cuantos de mis amigos estoy dispuesta a pasar 24 horas por dos meses. Me cansé, me cansé de esperar a no hacer lo que quiero hacer por hacer lo que la gente quiere que haga. Quedarse parado y frustrado porque no tienes acompañante tan solo hará que amplíes tus excusas para no atreverte.

-Viajo sola porque tengo un culo de mal asiento. Me aburre la gente de siempre, los lugares de siempre y la rutina de siempre. Necesito alimentarme de aventura. Defino aventura como el atreverse a hacer algo que no has hecho nunca antes, conocer personas de todo el mundo y vivir experiencias únicas. Pues eso, se puede vivir sin aventura, pero no lo llames vida.

-Viajo sola porque, viajo para conocerme mejor. Cuando viajas descubres nuevas personas y nuevos lugares pero sobre todo, descubres un tú que no se había manifestado. Porque solo cuando te alejas de las tendencias e influencias del entorno eres capaz de desarrollarte en libertad.

-Viajo sola por sentirme plenamente LIBRE. Libre en mis decisiones, libre en mi destino, libre de elegir con quien compartir mis momentos, libre de saber que a nadie tengo que darle explicaciones y que tengo el poder de decidir qué hacer con mi vida a cada momento.

Pero como siempre en la vida, cuando uno se escucha a sí mismo jamás se equivoca pues si realmente dejas los miedos y sientes “eso” que te dice tu voz interior…hallarás el camino correcto, aquel por el que debes pasar.

Y éste fue el mio…

 

Primeros días en Bangkok, recién llegada a Aris Hostel donde conocí lo que se convirtió en mi club para el resto del viaje. Chile, España, Argentina, Italia… (y algunos guiris de vez en cuando).

Lo bonito de los hostels es que todos viajan solos y todos son amigos. La amistad más sincera la encontrarás siendo mochilero pues ahí una persona desconocida se puede convertir en tu mejor amigo en tan sólo un minuto…

El show comenzó… paseos en tuk tuk, pad thai para comer, cenar y desayunar, mi 7 eleven, Chiang Mai y lo feliz que me hizo aprender a conducir moto, Pai y su ambiente hippy que me enamoró, 4 días en un monasterio budista, 24 horas en un tren, la full moon party y Koh Lanta…el lugar que siempre busqué. Y todo esto… sola. Sola con todos los locos que conocí por el camino !

IMG-20151031-WA0044

IMG-20151031-WA0042

IMG-20151213-WA0000IMG-20151211-WA0014

IMG-20151103-WA0001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG-20151121-WA0054

 

 

 

 

 

 

 

¿Y sabes cual es la grandeza de ésto? Que los locos viajábamos solos porque todos buscábamos encontrarnos !

 

Si no encuentras “gente como tú”, probablemente es porque no escuchas la dirección que te indica tu interior…

NO TENGAS MIEDO Y ESCÚCHATE,

nadie mejor que tú sabe cual es tu verdadero camino…