Hablemos de tu pasión ¿Qué querías ser de mayor?

by Lunes, Enero 25, 2016

Dicen que para encontrar tu verdadera pasión en la vida debes buscar en tu niño interior. Profundizar acerca de quién eres, qué te gusta y sobre todo… qué harías si el dinero no fuera importante.

Rastrear en viejos álbums de fotos indagando en las raíces de tu personalidad escondida es un buen modo de encontrarse. Como ejemplo personal puedo decir que siempre escribí diarios personales, una cuestión que me ha ayudado muchísimo para darme cuenta de aquellos rasgos que me definen y sobre todo para descubrir que en el fondo…El camino siempre está trazado, pero sólo mirando atrás serás capaz de unir los puntos.

Si observamos con detalle cómo era nuestro “yo” encontraremos muchas pistas para alcanzar esa pasión que andamos buscando. Todos los niños experimentan aquello de soñar con convertirse en algo que (curiosamente) con los años se convierte en “inalcanzable”.

Os presento a mi 'yo' con 5 años

Yo quería ser Minnie…

 Y tú, ¿Qué querías ser ‘de mayor’?

Durante los primeros años de vida nuestra mente aún no ha sido programada para el fracaso entonces tenemos la capacidad de pensar que cualquier deseo es posible. Somos ‘máquinas’ con el poder suficiente para convertirnos en bailarines, pintores, músicos o futbolistas… pero cuando crecemos nos inyectan altas ‘dosis de realidad’ que nos acercan al mundo de los gigantes donde soñar es cosa de algunos atrevidos.

Es entonces cuando empiezas a escuchar eso que tus padres quieren que seas o aquello que tus profesores consideran un buen trabajo dejando de lado a tu niño interior. Tu sueño va muriendo… se va escondiendo para dar paso a ideas más racionales 

Crecemos cosechando la idea de a dónde nos dirigimos pero no nos damos cuenta que el sistema ya nos está dirigiendo . Ello porque las escuelas matan la creatividad. El reconocido experto en creatividad y educación, Ked Robinson,  nos habla de esto en esta TEDTalk.

“Los niños cuando no saben algo se arriesgan, no tienen miedo a estar equivocados. No quiero decir que equivocarse sea igual a ser creativo pero sí que si nunca te equivocas nunca saldrás con nada original. Y ahora administramos sistemas de educación donde equivocarse es lo peor que puedes hacer. Y el resultado es que estamos eliminando la creatividad con la educación.”

Según afirma Robinson, vivimos con un sistema educativo anticuado formado para satisfacer las necesidades del siglo XIX, es decir, las necesidades de la industrialización que sitúan las habilidades académicas bajo la siguiente jerarquía:

  1. En primer lugar las materias útiles para el trabajo: matemáticas, física, química.
  2. En segundo lugar aquello que no es útil para el sistema: Música, pintura, danza.

Es por ello además de escuchar afirmaciones del tipo “no hagas música, no vas a ser músico, no hagas arte, no vas a ser artista” viste reducido en tu horario semanal las materias que quizá más te gustaban a favor de aquellas que alimentan el sistema de trabajo.

Un sistema que ha perturbado nuestra inteligencia hasta el punto de que muy pocos se cuestionan lo que verdaderamente les hace sentir realizados en la vida.

  • Fiore

    Cristina, qué real !! Hay que luchar día a día por mantener al niño dentro y darle vida, dejarle jugar, reír, disfrutar, explorar 🙂 Gracias por compartir estas lecciones de vida. Besos desde otro continente!

  • Pingback: De Erasmus a Nómada Digital - Una Vida Extraordinaria()