Trabajar desde casa y vivir 100% de Internet

by Domingo, Mayo 15, 2016

Cada vez son más los que se dan cuenta de que el trabajo ha cambiado, que ya no corresponde a una ubicación sino que hoy en día oficina es aquel lugar donde tenemos Wi-Fi.

También cada vez son más los que se dan cuenta de que si gracias a Internet existe la posibilidad de trabajar de forma remota… ¿Por qué acudir a la oficina?, ¿Por qué no viajar por el mundo mientras se trabaja? Esta es la forma de vida de los nómadas digitales, aquellos que aprovechan la tecnología para generar dinero mientras viajan por el mundo: Dos meses disfrutando del surf en Portugal, tres meses aprendiendo a bailar tango en Argentina o medio año viviendo en el paraíso de Bali. Ello sin tener que ahorrar para viajar, sin tener que pedir vacaciones y con la gran fortuna de vivir en libertad.

Quizá esta es la parte que más te chifla de trabajar desde casa, o quizá no te interesa viajar pero sí que te interesa pasar más tiempo en casa para dedicarte a tu familia, a tus hobbies o a tus proyectos personales. Sea cual sea tu motivo trabajando de forma remota serás dueño de tus horas, ya nunca más tendrás que destinar tu tiempo a estar presente en un trabajo, soportando uniforme, compañeros competitivos ni por supuesto un jefe.

Y es que pienso que ninguno deberíamos tener jefes sino clientes así que deja de decirle a alguien “tu jefe” y comienza a llamarte jefe a ti mismo. Trabajando de forma independiente eliminas la figura del jefe, lo cual tampoco es tarea fácil pero sin duda satisfactoria. Tendrás que aprender a manejar tu tiempo, a ser productivo y a tener éxito profesional. Una vez lo hayas conseguido será algo muy gratificante, tanto que nunca más querrás volver a un trabajo tradicional.

Es similar a un videojuego en el que has pasado de nivel, has descubierto que existe algo más que tener que cumplir un horario, normas y demás… y ya no quieres volver atrás y pasar por el camino que ya pasaste, ahora solo quieres seguir hacia los siguientes niveles. Pero estamos tan acostumbrados a no ser libres que cuando lo somos no sabemos cómo afrontarlo.

-Ya soy libre, ¿Y ahora qué?

-Ahora a vivir.

-¿Pero se puede vivir 100% de Internet?

La respuesta es SI. O mejor dicho: la respuesta es si trabajas sí. Porque nadie ha dicho hasta el momento que trabajar desde casa sea igual a no trabajar. Deberás trabajar igualmente pero con la diferencia de que tú te gobiernas.


Esta es mi historia con el trabajo freelance:

Siempre fui una chica muy soñadora y aventurera. Recuerdo que ya desde muy niña decía que yo no quería una vida “normal” es decir, casarme, tener hijos, ir al trabajo y ya está. No, yo siempre quise vivir de forma extraordinaria, vivir la vida al máximo con cada una de las cosas que tiene que ofrecernos. Porque si estamos aquí pienso que es para conocernos, conocer al otro y dejar el mundo mejor que está,. No para pasar nuestros días lidiando con un trabajo que odiamos solo por dinero, dinero para pagar facturas, facturas para mantener un estilo de vida materialista, y lo último porque nos dicen que hay que poseer las cosas…Y lo que no te cuentan es que tú no posees las cosas sino las cosas te poseen a ti.

Esa es mi visión del asunto, por esa razón es que pienso que quiero vivir sin deudas aunque eso suponga tener menos cosas, por esa razón tengo 24 años y aún no me he sacado el carnet de conducir y por esa razón cada vez tengo más claro que prefiero comprar momentos en lugar de cosas. Prefiero vivir mil vidas en solo una, experimentar cosas fuera de mi zona de confort y afrontar nuevos retos. Porque ¿Qué es la vida sin aventuras? Según mi punto de vista se puede vivir sin aventuras, pero yo no lo llamaría vida.

Y es que soy de ese tipo de personas que huyen no para escapar de la vida (que a veces también) sino para que la vida no se le escape. No quiero hacer las cosas que quiero hacer cuando tenga 60 años y esté jubilada porque ¿Quién me dice a mí que voy a estar viva a los 60? Yo no me imagino vieja. Y soy algún día…

¿Quién me dice que voy a tener salud como para escalar, bucear, surfear y todo lo que acaba en -ar?

Como soy una impaciente y no quiero “hacer lo que hay que hacer” y esperar 50 años, prefiero aprovechar la oportunidad de vivir YA. Además, hace tiempo me di cuenta que el “tengo que” no te lleva a ninguna parte, es decir, no te lleva a ninguna parte que tú quieres sino te monta en un autobús que te dirige hacia la vida convencional, esa que tú no has elegido.

¿Qué es lo que te impide vivir la vida como la aventura que debería ser?

¿Qué es lo que te impide vivir la vida como la aventura que debería ser?

Un momento, no me malinterpretes pues no estoy diciendo que tener una vida convencional sea malo pues si eres feliz de ese modo entonces perfecto. Lo importante, elijas lo que elijas, es que te haga feliz.

Es por esta razón que escogí estudiar Periodismo pues cuando llegó el momento de entrar a la Universidad (por entonces nunca me cuestioné si ir a la universidad o no, “tenía que ir” como todos) no sabía muy bien qué es lo que quería estudiar, simplemente sabía que quería viajar y contar, entonces relacioné eso con periodismo (sonaba guay decir “soy periodista”.)

La verdad es que durante los años de carrera no fui la típica que leía periódicos, veía la televisión ni escuchaba la radio y muchas veces me planteé abandonar pues no tenía claro si este título me llevaría a lo que yo quería (Ser libre). Sinceramente no me importaban en absoluto las noticias convencionales porque siempre eran malas noticias o cosas aburridas. Es por ello que descubrí el mundo de los blogs y me sumergí profundamente en todo esto del blogging, negocios online, viajar… Ahí encontré mi lugar. De hecho terminé los estudios con un trabajo final de carrera llamado “Periodismo Emprendedor” que basicamente iba en contra del trabajo tradicional del periodista y muy a favor de viajar y comunicar al mundo lo que descubres mediante el trabajo independiente en los blogs.

Sin embargo, por entonces eso era simplemente un sueño. Era lo que yo quería, yo leía a otras personas que ya eran “libres” y sentía un nerviosismo interior muy grande que me decía “Tú tienes que hacer eso”.

-Pero ¿Cómo hacerlo? Era mi pregunta.

Sinceramente nunca fui una niña de papá, todo lo que tengo se debe a mí misma pues desde los 16 años he trabajado en lugares que ni te imaginas (hasta he sido una esclava de Amazon). Así que si incluso me pagué yo los estudios, obviamente tampoco me iban a pagar viajes. Si quería viajar tenía que buscarme la vida.

Y así lo hice, un día de rastreo por Google tecleando algo así como “Trabajos para viajar” casualmente encontré un blog llamado “www.smetteredilavorare.it” que en italiano significa “dejar de trabajar” y me llamó la atención que hablaba sobre cómo viajar sin tener que pedir vacaciones y sin tener que ahorrar. Vamos, era lo que yo necesitaba y me llegó justo en el momento que más lo necesitaba. Pues dicen que “cuando el alumno está preparado aparece el maestro”.

Seguramente este post también te ha llegado a ti en el momento justo.

Gracias a ese día descubrí la cantidad de formas que existen para trabajar desde casa y me puse manos a la obra. Pues sentía como si por fín alguien me hubiera revelado el secreto hacia la libertad.

Y así fue, en tan solo dos días ya estaba trabajando en Upwork haciendo traducciones de italiano-español. Una semana después tenía otro trabajo más: escritora en un periódico digital. Si te preguntas qué fue lo que hice cuando me pasó esto la respuesta es VOLAR. Me fui a Tailandia con tan sólo 200 euros ahorrados (va en serio), pero con la tranquilidad de que tenía mi trabajo freelance, que podía trabajar en todas partes y que todo saldría bien.

Allí me planté en Bangkok, sola, con una mochila y muchas ganas de vivir. Trabajé desde los lugares más insospechados: el hostel (mientras la gente a mi lado hacía botellón), un autobús que parecía que en cualquier momento iba a explotar, un tren con gente durmiendo debajo de los asientos, un monasterio budista y también en lugares bonitos como la playa de Koh Lanta.

También trabajé en esta Pick-up donde hicimos autostop :D

También trabajé en esta Pick-up donde hicimos autostop 😀

Algunos mochileros me preguntaban ¿Qué haces trabajando? Y yo les respondía: y feliz de trabajar porque yo no tengo que volver cuando se me acaben las vacaciones/ el dinero. Y es que la mayoría de estos mochileros viajan como locos cambiando de lugar cada 3-4 días y yo me lo tomaba con más calma, yo pasé 1 semana en cada lugar: Bangkok, Norte de Tailandia (Chiang Mai, Pai, Chiang Rai, templo budista), Koh Samui, Koh Panghan, Koh Lanta…

Tras dos meses en Tailandia volví a España donde continué trabajando desde casa y poco después  acudí a un retreat para nómadas digitales que organizó Dnomad.Club en Portugal, allí pude disfrutar de la increíble experiencia de pasar una semana en Lisboa rodeada de gente que hacía lo mismo que yo, aprendiendo surf e intercambiando ideas.

Ahora mi siguiente destino es: Italia, Malta, Grecia, Portugal,Tailandia de nuevo, Bali…

Lo único que me preocupa ahora es ¿A dónde voy? Y no ¿Cómo lo hago?

He cumplido mi sueño de trabajar de forma libre, pero ahora tengo otro sueño y es ayudarte a ti, ayudar a todas esas personas que también quieren ser libres y unirse a la vida freelance. Por eso he decidido compartir contigo este conocimiento a través de un curso que he creado especialmente para mis lectores. Si quieres saber más haz click aquí:  “¡Gana un sueldo trabajando desde casa y despide a tu jefe” 

Espero que te sea útil ! 🙂

EL NUEVO TÚ (1)

Si haces click en la foto serás redirigido al curso